Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Poemas de amor, palabras de amor

Poemas de amor, palabras de amorCuando la noche llega, el pensador cae dormido, entra en profundo sueño queriendo no despertar para así ahogar su agonía, pero el pensador desconoce  que mientras duerme vive una aventura asociada a la libertad de su realidad.
El pensador llevaba en su mochila oscura el recuerdo sin fin de los años que pasaron, la agonía de una distancia que nunca acortará y el reflejo de los años que perdió esperando un reencuentro infructuoso, pero también había una mochila de colores, donde guardaba el amor que nunca dio, la paz de un corazón que sabe esperar, la fortaleza de la soledad y el anhelo del perdón; pero,  porque el pensador prefiere su mochila oscura?
Todos tenemos una mochila oscura la cual  vamos llenando como el pensador, la saturamos de  aquello que nos hace daño, la llenamos por la falta del perdón.
Pero cómo puede un pensador saber que su mochila lo tiene amilanado y sufriendo,  que le ha ganado una batalla, que lo tiene preso en medio de su libertad, …

Amor y amistad, frases de amistad, amigos

Amor y amistad, frases de amistad, amigosCuando atardece y se oculta el alba, el canto de las aves hace recordar en sus trinos las melodías épicas del amor, las notas  de un sentimiento que a veces estando latente se hace tan difícil de demostrar.
Es el amor  ese mensaje que evoca los recuerdos ya perdidos en la memoria, es el amor el fuego que enciende las brasas que están a punto de apagar, es el amor lo que logra  activar en una sola palabra lo dulce, lo místico, lo oculto y lo profundo.
Cuántas cosas dejamos de vivir cuando queremos frenar el amor, cuantos sueños quedan perdidos en los pensamientos de un soñador que tuvo miedo a enamorarse, cuantas palabras perdidas en la ducha, cuantas frases  plasmadas en un papel que terminan en el cesto de la basura, y  cuantos anhelos  dormidos, esperando que amanezca de nuevo,  para finalmente darse cuenta que está limitando lo imposible.
Basta con recordar los ayeres donde la plenitud no confundía el ocaso, donde la mirada se perdía en un infi…